Museos
 
Museo Militar de Aviación
 

Un adagio bien conocido es aquel que dice "a grandes problemas, grandes soluciones". En el ambiente histórico de la aviación mundial, es bien sabido que en la Primera y Segunda Guerras Mundiales se crearon, entre muchas otras cosas, grandes soluciones, amén de las grandes destrucciones.

Es así que la necesidad de contar con medios aéreos bien organizados y que actuaran en armonía con las otras fuerzas armadas dio como resultado que se formaran las fuerzas aéreas; en el caso de la Primera Guerra Mundial, la aviación era considerada uno más de los servicios adjuntos de los ejércitos o de la marina.

Un ejemplo de cambio radical en la política de utilización de medios y grandes soluciones lo tenemos el 1° de abril de 1918, cuando los ingleses al darse cuenta que el utilizar a la aviación como un servicio, no les rendía buenos resultados, deciden crear la Real Fuerza Aérea.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, nos encontramos con que los USA, aún tenían a la aviación como un Cuerpo Aéreo del Ejército (USAAF, Fuerzas Aéreas del Ejército) que aunque actuaban libremente del ejército, no tenían la independencia total y solo es hasta el 18 de septiembre de 1947, que se decide crear la USAF, o Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

En México, tales necesidades nunca se han hecho tan patentes como para permitir que la FAM sea una fuerza armada independiente, por tal motivo siempre ha dependido totalmente de la SDN (Secretaría de la Defensa Nacional).

Actualmente la necesidad se presenta, otra vez, en forma de seguridad interna. Los grandes males que aquejan a nuestro país en este sentido han hecho que los altos mandos militares y principalmente los políticos, piensen en que realmente hace falta hacerle ver al pueblo lo que realmente representan y son las fuerzas armadas.




Con este cambio tan radical de política debido a la necesidad, la Fuerza Aérea Mexicana, junto a las demás fuerzas armadas, se han visto beneficiadas en el aspecto general.

Con respecto al tan necesario Museo Militar de Aviación, en el año 2010 se instaló en la Base Aérea Militar Número Uno de Santa Lucía en el Estado de México, lo que se llamó Museo Temporal de la FAM; una idea magistral para conmemorar inicialmente el Centenario de la Revolución, el bicentenario de la Independencia y asimismo, los 95 años de la Aviación Militar en México y el centenario de la Aviación.

La idea de hacerlo gratuito y de libre acceso al público, dio como resultado un éxito tan grande que nadie siquiera lo había imaginado. En toda la historia de todos los museos militares juntos nunca se había tenido tal afluencia de visitantes, que a la fecha suman ya más de 300 mil.

Durante no menos de tres ocasiones, la SDN pretendió dar por terminado el Museo, sin embargo y gracias a las gestiones de los mandos de la FAM y a la apabullante cantidad de visitas y luego de varias, literalmente "batallas burocráticas" libradas por la Sección Segunda al mando del entonces Coronel FAPADEMA Rodolfo Rodríguez Quezada, se les hizo ver que la necesidad de que permaneciera y que tuviera su casa propia era ya no solo esa necesidad, sino una obligación imperiosa.



El mando de la SDN en ese entonces, dio luz verde, sin embargo el proyecto permaneció dormido por algún tiempo, ahora y gracias a las gestiones del Capitán Manuel Reyna; la SDN, la Secretaría de Marina y la Secretaría de Gobernación, dieron luz verde al proyecto de construcción del nuevo museo que al parecer ahora se convertirá en Museo Nacional de Aeronáutica y el Espacio y a corto plazo se espera sea terminado en la carretera de acceso a la BAM N° 1.

Los esfuerzos de tener y mantener un museo han navegado por distintos y tempestuosos caminos, el nunca tener una casa permanente hizo que esos esfuerzos se diluyeran y prácticamente desaparecieran. Desde los inicios de los Talleres Nacionales de Construcciones Aeronáuticas (TNCA) en 1915, diverso material fue quedando guardado y solo en ocasiones especiales era exhibido, posteriormente el 15 de noviembre de 1933, es solemnemente inaugurado el Museo de Aeronáutica.






El museo fue posteriormente enviado a otro recinto y así sucesivamente conforme el tiempo pasaba, lo fueron cambiando de local, hasta quedar almacenado en un pequeño hangar en la plataforma militar del Aeropuerto de la Ciudad de México. Durante este devenir errante, varios militares entregaron desinteresadamente su esfuerzo para recuperar y rescatar material que fuera susceptible de formar parte de ese museo, destacando entre ellos en diferentes épocas como encargados del museo, el Capitán 2° P.A. Felipe H. García y posteriormente el Mayor de Infantería Fernando Piña Serna. (http://www.mexicanaviationhistory.com/museos/museo.php?id=4).

Hubo otros que actuaron también como encargados del Museo, sin embargo sus gestiones fueron cuando mucho nulas y hasta trágicas algunas, pues diverso material fue sustraído sin conocimiento de los mandos superiores y no fue sino hasta después de la gestión del Coronel Quezada que se realizó un minucioso inventario para prevenir cualquier otra anomalía. Fue también durante esta gestión que el Museo fue ingresado al sistema de museos y bibliotecas de la SDN, significando con esto que por fin el ansiado Museo era ya una realidad.

A mediados de los 80s el Capitán 1° FAPA. Oscar Fernando Ramírez Alvarado empieza una sistemática recuperación y rescate de material para el museo, esto sin ser ordenado por la superioridad, le atrajo la atención del Jefe de la Sección Segunda el entonces Coronel FAPADEMA Victor Manuel Ángulo García. Quién solicita que el capitán Alvarado pase comisionado a su sección para apoyar en cuestiones de historia. Luego de algún tiempo, se logró recuperar bastante material, sin embargo, la falta de espacio hizo imposible poder guardar otro de mayores dimensiones. Durante esta comisión igualmente, el Capitán Alvarado propuso que se rescataron aviones en las diversas Bases Aéreas y que se pusieran de monumento, logrando el Coronel Angulo que se autorizara esta iniciativa por orden del jefe de la FAM.



Actualmente todos los últimos esfuerzos para el actual museo, fueron coordinados desde la comandancia de la Fuerza Aérea, algunas de las personas que intervinieron fueron el General FAPADEMA Manuel Víctor Estrada Ricardez, el General de División FAPADEMA Leonardo González García, General de Ala FAPADEMA Ángel Antonio Cabrera, Coronel FAPADEMA Jesús Barajas Santos, Coronel FAPADEMA Rodolfo Rodríguez Quezada, General de Ala FAPADEMA Alejandro Salomé Yturria Luna, General FAAMA Josafat Tepanecatl Huitzil, Coronel FAAMA Antonio Orozco Cruz.

El primer encargado temporal de coordinar la instalación del museo fue el General de Ala FAPADEMA Carlos Ignacio Velazco Wall, pues él con su gran pasión por la aviación y la historia, había sido el incitador de la iniciativa de museo; El General de Grupo FAPADEMA Benjamín Romero Fuentes, otro apasionado y compañero de andanzas del general Wall, era el comandante del Complejo Logístico de la BAM N°1, fue el encargado de la concentración de equipo y de organizar inicialmente su restauración. No podemos dejar de mencionar al actual Comandante de le FAM, el General de División FAPADEMA Carlos Antonio Rodríguez Munguía que junto con su personal, está gustosamente coordinando todos los esfuerzos que engrandezcan al museo.







Junto a todos estos nombres de los mandos que hicieron posible el actual Museo, se debe resaltar el esfuerzo de todos aquellos que de una u otra forma han logrado dar vida a las máquinas y artículos en exhibición, aquellos que se han dedicado al trabajo "pesado", la restauración y actual conservación. El trabajo no ha sido fácil y varios aviones se han rescatado en condiciones realmente pésimas, tanto, que no es aventurado decir que se han logrado verdaderos milagros de recuperación.




Cuando ya se habían empezando los trabajos para el museo, el general Velazco Wall echó mano de todos los recursos a su alcance, incluso se apoyó en particulares y asociaciones para poder resolver de forma más adecuada la investigación de datos y decoraciones que les hacían falta, el trabajo era arduo para los pocos elementos encargados de este tipo de actividad, el general Wall consciente que en la mayor parte de museos aeronáuticos en el mundo, el trabajo voluntario es esencial para continuar avanzando, no dudó en hacerlo, e incluso varios familiares de personal pionero de la aviación y militares retirados, empezaron la donación de artículos que ahora si pueden ser resguardados adecuadamente.




Actualmente podemos gozar por fin, de un Museo digno que está creciendo cada vez más. El Museo depende directamente de la Sección Segunda de la Fuerza Aérea y actualmente al frente de él se encuentra el Capitán 1° FAAMA Manuel Reyna Garza que desde un principio, ha estado trabajando arduamente y con pasión sin igual y es a quién se debe la recuperación y el rescate de varios aviones que bien pudieran haberse dado por totalmente perdidos, no solo por la dificultad para recuperarlos desde distintos lugares, sino por la dificultad que ha representado su restauración.



Algunos de esos ejemplos lo son el DH Vampire T. MK 11, que se encontraba semi destruido en el Campo Militar N°1 en la Ciudad de México, o el B-25 que actualmente está en exhibición mismo que fue recuperado del Parque de Aragón, junto con otro aparato similar y que por las pésimas condiciones en que estaban, se tuvieron que desarmar y con sus piezas formar un avión decente.

En estas restauraciones, descollan algunos elementos, como el Teniente FAEMA José Luis Ramírez, encargado del Taller de reparaciones estructurales, sin olvidar a todo el personal que gustosamente han puesto su esfuerzo y entusiasmo para lograr su tarea asignada.

El logro de un objetivo, se logra con pasión, misma que han demostrado cabalmente todos los miembros de la FAM que han participado en esta gran empresa.

FELICIDADES MÉXICO.















http://www.mexicanaviationhistory.com/museos/museo.php?id=3
 
 
 
    Mexican Aviaiton History.

  Contacto: contacto@mexicanaviationhistory.com
  Diseño y Programación por: